Chris Jericho por fin tiene lo que tanto lloró, bueno, por todo lo que luchó. Es campeón de Estados Unidos de WWE porque derrotó a Roman Reigns, con ayuda de su eterno amigo: Kevin Owens.

El experimentado luchador lo hizo, pero no sin antes batallar contra un Imperio que nunca se dio por vencido.

Pero al final de cuentas en este RAW, en el que estuvo Drew Brees para presencia el logro de Jericho, acabó con el puño en lo más alto de la función.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com