En una decisión inusual, al menos tres congresistas demócratas han anunciado que no acudirán, en señal de protesta, a la toma de posesión del republicano Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Uno de los ausentes a la ceremonia del próximo viernes será John Lewis, un veterano legislador de Georgia e icono de la lucha de los derechos civiles de los negros en los años sesenta.

“No puedes estar en casa con algo que crees equivocado, que no es correcto”, dijo Lewis en un extracto de una entrevista a la cadena NBC, que se emitirá el domingo. Será la primera vez que el veterano legislador, que lleva tres décadas en el Congreso, no asista a una investidura presidencial, que se celebra frente a las escalinatas del Capitolio, en Washington.

El expresidente Bill Clinton y su esposa Hillary tienen previsto acudir a la investidura de Donald Trump. Será la primera vez desde las elecciones, que la candidata demócrata en los comicios estará en un acto público con Trump. El republicano Mitt Romney no asistió en 2013 a la toma de posesión de Barack Obama. Fue la primera vez en más de dos décadas que un candidato perdedor en las elecciones se ausentaba de la ceremonia.

También tienen previsto asistir a la investidura de Trump los expresidentes republicano George W. Bush y demócrata Jimmy Carter. El único ausente será George H. W. Bush por motivos de salud.

Lewis considera que Trump no es un “presidente legítimo” por el pirateo, que EE UU atribuye a Rusia, de correos electrónicos del Partido Demócrata con el objetivo de perjudicar a Hillary Clinton, la candidata demócrata en las elecciones del 8 de noviembre.

Los otros dos ausentes serán los congresistas Raúl Grijalva, de Arizona, y Barbara Lee, de California.

Grijalva anunció su boicot en un discurso este viernes en la Cámara de Representantes. “Un acto individual de desafío por la falta de respeto a millones y millones de estadounidenses por parte de la próxima Administración y por las acciones que estamos tomando en el Congreso”, esgrimió. El día de la investidura tiene previsto reunirse en Arizona con inmigrantes, activistas climáticos y proveedores sanitarios.

El Congreso, de mayoría republicana, dio este viernes un paso significativo para derogar la reforma sanitaria del presidente saliente, el demócrata Barack Obama. Esa era una de las promesas electorales de Trump, que en campaña abrazó también una retórica incendiaria contra México, el país de origen de la familia de Grijalva.

Lee, por su parte, justificó su ausencia alegando que no puede “celebrar y aplaudir” a Trump por sus posiciones en campaña. “Creo que es importante para algunos de nosotros que estamos aquí que reflejemos los sentimientos y las voces de la gente que no está”, dijo al diario USA Today.


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País