(CNN) - "Eso es de lo que deberían estar escribiendo y cubriendo", fue el regaño del nuevo secretario de prensa de la Casa Blanca el sábado en una molesta declaración que significó sus primeros comentarios desde el estrado de la sala de prensa.

Se refería al retraso en la confirmación por parte del Senado del nominado por el presidente Donald Trump para la CIA, el congresista Mike Pompeo, pero el comentario llegó después de una larga digresión sobre cuánta gente había visto la ceremonia de investidura de Trump.
 

La ceremonia del viernes tuvo la mayor audiencia para una toma de posición de la historia, "punto", dijo Spicer, contradiciendo toda la información disponible.

Además expresó objeciones respecto a tuits específicos de periodistas hechos el viernes.

Y dijo "vamos a hacer que la prensa rinda cuentas", en parte pasando por encima de los principales grupos de noticias y acercándose directamente al público a través de las redes sociales.

Spicer, por momentos casi a gritos mientras leía una declaración preparada, no aceptó preguntas.

Algunos de los más veteranos corresponsales en la Casa Blanca estaban aturdidos por la diatriba.

Glenn Thrush del New York Times escribió en Twitter, "Con la quijada en el suelo".

Karen Tumulty del Washington Post dijo que la afirmación de Spicer sobre "lo que deberían estar escribiendo" fue "escalofriante".

Ari Fleischer, quien tuvo el mismo puesto que Spicer durante el gobierno de George W. Bush, tuiteó: "Esto se conoce como una declaración que el presidente te ordena. Y tú sabes que el presidente está observando".

Y Brian Fallon, quien estaba en línea para convertirse en secretario de prensa en caso de ganar Hillary Clinton, escribió: "Sean Spicer carece de las agallas y la integridad para rechazar órdenes de salir y mentir. Él es un fracaso en este trabajo en su primer día completo".

"Me quedé sin palabras", escribió Chuck Todd, moderador del programa "Meet the Press" de NBC.

La cadena CNN eligió no transmitir la declaración de Spicer en vivo. En su lugar, la declaración fue monitoreada y reportada después del hecho.


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País