Liberty Media, el holding estadounidense de medios que la semana pasada aprobó completar la oferta de adquisición del campeonato del mundo de Fórmula 1, decidió desposeer a Bernie Ecclestone de sus poderes como consejero delegado del certamen, confirmando así un rumor surgido en los últimos días y que el propio Ecclestone había alimentado: “Mi cargo está en manos de Liberty Media”.

 
 
“Fui desposeído hoy mismo. Ya estoy fuera, es oficial. Ya no soy el líder de la compañía. Mi puesto lo ha asumido Chase Carey”, confirmó Ecclestone al sitio web alemán. “Mi nueva función es de esas que han creado los americanos, una especie de presidente honorífico. Esta es mi posición en estos momentos, aunque ni siquiera sé qué significa”, añadió el británico, tirando de ironía.
 

“A partir de ahora, mis días en la oficina se volverán bastante más tranquilos. Puede que vaya a alguna carrera en el futuro. Aún tengo muchos amigos en la F-1, y todavía tengo dinero para poder pagar una entrada”, zanjó el ejecutivo.

El remplazo de Ecclestone confirma la hoja de ruta que se ha impuesto Liberty Media para tratar de abrir la Fórmula 1 a los aficionados, aunque este no es más que el primer paso de un plan que contempla distintas fases. La ofensiva arrancó el pasado mes de septiembre con la compra por parte del gigante de la comunicación del 18,7% de las acciones de la empresa Delta Topco (la matriz del campeonato de F-1), por unos 3.900 millones de euros; fue un poco más allá el pasado martes, después de que los accionistas del conglomerado dieran luz verde para cerrar la operación; y se completó al día siguiente, al recibir la aprobación de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), reunida de forma extraordinaria en Ginebra.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com