Google retiró 1.700 millones de anuncios en 2016 que incumplían su política publicitaria, el doble que el año anterior, un incremento que respondió al cambio de sus normas para combatir los contenidos engañosos o abusivos.

La compañía tecnológica hizo público hoy un informe sobre los anuncios retirados, "Bad Ads Report", en el que detalla su actuación contra la publicidad de productos ilegales, la actividad de estafadores y otras malas praxis que persiguen, por ejemplo, engañar para obtener información personal o infectar los dispositivos con software malicioso.


Publimetro
CNET en Español
Computer Hoy
Baquia
Silicon