MADRID (Reuters) - La posibilidad de un acuerdo entre las dos principales facciones de Podemos antes del decisivo congreso del mes próximo parecía esfumarse el martes, abriendo la vía del enfrentamiento entre los dos máximos dirigentes del partido antiausteridad.

A diez días de su segundo congreso ciudadano, las corrientes de Podemos representadas por el secretario general, Pablo Iglesias, y su secretario político, Íñigo Errejón, seguían sin ponerse de acuerdo sobre el futuro de una formación que consiguió cinco millones de votos en las últimas elecciones.

"Lo veo difícil, lo veo bastante complicado", dijo el martes la jefa de gabinete de Iglesias, Irene Montero, en una entrevista en Radio Nacional de España.

La formación se había puesto de plazo hasta el 1 de febrero para alcanzar un acuerdo que evite a los simpatizantes de Podemos tener que elegir entre las propuestas de Iglesias y Errejón, las más destacadas para el congreso ciudadano de Vistalegre junto con las de los anticapitalistas.

Los máximos representantes de Podemos, muy unidos en el pasado desde que crearon la formación antiausteridad en el ámbito universitario en 2014, defienden planteamientos divergentes, considerándose el de Iglesias más izquierdista y el de Errejón más transversal y cercano a la socialdemocracia.

"Hemos podido avanzar poco, presentamos una propuesta política y organizativa que recogía muchas de las ideas del debate pero se han enfatizado más las diferencias que aquellas cosas que nos unen", dijo Montero.

Aunque las discrepancias parezcan irreconciliables entre "dos estilos muy diferentes", Montero dijo que debía evitarse un "choque de trenes" en un partido que ha aglutinado el descontento ciudadano con los políticos tras años de crisis económica.

Pese a las diferencias, Iglesias ha dicho que, si es reelegido líder del partido, quiere seguir contando con Errejón, que el lunes presentó una página web (www.errejon.info) con sus ideas para el futuro de un partido que pasó de las protestas ciudadanas a las instituciones.

En opinión de Errejón, Podemos ha de cambiar en Vistalegre su estrategia hacia un modelo más aglutinador, en un momento en el que los sondeos sitúan a la formación morada como segunda fuerza política del país tras el PP y por delante de los socialistas.

"El PP desea un Podemos arrinconado en la izquierda y de protesta, y por tanto, si eso es lo que desean nuestros adversarios, tenemos que hacer lo contrario", dijo Errejón en esa web.

 


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País