La aprobación de una reforma tributaria, previsiones positivas de crecimiento y un ordenamiento del gasto público a partir de la disminución de los subsidios a la energía son los pilares del Gobierno argentino para lograr sus metas de reducción del déficit fiscal para los próximos tres años.

El Ejecutivo de Mauricio Macri se marcó para 2017 un déficit del 4,2 % del Producto Interior Bruto (PIB) -que cerró 2016 con un 4,6 % de déficit-, con vistas a ir bajándolo un punto por año en los próximos dos ejercicios, hasta llegar al 2,2 % en 2019.


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País