Si ves a tus hijos obsesionados con algo, pon ahí tu dinero. Esa parece ser la lección de Silicon Valley esta semana, donde las ideas, las inversiones y los millones quedan en casa. Un instituto privado del valle tecnológico ha hecho una fortuna con la salida a bolsa de Snap, la compañía detrás de la aplicación de mensajes Snapchat. Se llama Saint Francis y es un colegio católico de Mountain View. Sus administradores invirtieron 15.000 dólares en la compañía cuando estaba empezando, en 2012.

 

La junta del colegio hizo la inversión inicial cuando Snapchat era más que desconocido hasta para sus alumnos, en 2012. Lo hicieron siguiendo la recomendación de un padre de dos alumnos llamado Barry Eggers, que trabaja como inversor de capital riesgo en la firma Lightspeed Venture Partners.

En 2012, la empresa de Eggers invirtió 485.000 dólares en la financiación original de Snapchat. En una nota publicada el jueves, el inversor recuerda que su relación con Snapchat comenzó un día que su hija llegó a casa con unos amigos. Estaban sentados en la mesa de la cocina metidos en sus móviles y riéndose. “¿Has visto esta app? Se llama Snapchat”, le dijo su hija. “Haces fotos, se las mandas a tus amigos y desaparecen unos segundos después”. Era “una de las apps más populares en el colegio, junto con Angry Birds e Instagram”.

Mountain View es un pueblo en medio de Silicon Valley en el que hay sedes de empresas como Linkedin, Google, Microsoft, Mozilla o Symantec. El colegio Saint Fracis, fundado en 1955, ofrece en su web “la mejor preparación para la universidad en un ambiente inclusivo católico y familiar”. “Cada día en Saint Francis suceden cosas increíbles en las clases y en el campus”, dice en una carta de bienvenida el director. El jueves, sin duda, fue uno de esos días.


Publimetro
CNET en Español
Computer Hoy
Baquia
Silicon