Cristiano Ronaldo mostró su lado más humano durante su estancia en Nápoles,según ha informado el Corriere del Mezzogiorno. En la previa del importante partido de la Champions ante el equipo italiano, el crack portugués se encontraba dando una vuelta en el hall del hotel de concentración cuando vio una niña que esperaba en la puerta del establecimiento junto a su madre. Esta niña, con discapacidad, quería cumplir su sueño: conocer al delantero blanco y al resto de la plantilla del Real Madrid.

El gesto de Cristiano contrasta con el férrero acuartelamiento que ha exigido elReal Madrid a la dirección del hotel para que nada perturbe la concentración de la plantilla madridista. Los empleados del alojamiento tienen prohibido incluso realizarse selfis con los jugadores blancos.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com