OKLAHOMA CITY - Fue un tiro de tres abierto en un partido por apenas un punto y faltando 44 minutos en la acción, siendo la clase de disparo que Russell Westbrook ha convertido en hábito durante esta temporada. Ocurrió después que falló un disparo saltando y de 15 pies, pero en una lucha intentando el rebote, el balón llegó nuevamente a Westbrook, quien estaba solo.

Luego que erró, los Portland Trail Blazers llamaron a un receso, y Westbrook chocó sus manos y las empuñó.

"Sí, la perdí", dijo. "Lo hice durante todo el partido y esa la fallé. Pero... todo está bien".

Westbrook tuvo una actuación de 58 puntos con 21 de 39 disparos (tope personal de por vida). El Thunder perdió 126-121. Fue la cuarta derrota consecutiva para el Thunder luego que se metieron en la carrera por el cuarto sembrado en la Conferencia del Oeste hace una semana, con un triunfo importante sobre el Jazz. Esa victoria contra Utah le dio oportunidad a Westbrook de mostrar sus mejores credenciales para la votación al Más Valioso, acertando una serie de tiros clave en momentos importantes y así llevarse un triunfo considerado poco probable.

Esta vez, Westbrook, quien ha sido uno de los mejores hombres en las horas cruciales en la presente campaña de la NBA, no pudo cumplir su misión. En los 90 segundos finales, tuvo tres tiros fallidos de forma consecutiva (dos lanzamientos con salto a mitad de rango y uno de tres abierto) y luego no concretó una cesta tentativa de 3 para empatar la acción faltando 15 segundos en una distancia cercana a los 28 pies. En vez de discutir sobre otra actuación digna de un candidato a Más Valioso, se hablaba sobre lo que Westbrook no pudo hacer.

"Pensé que jugó un partido increible esta noche", dijo el coach del Thunder Billy Donovan. "Pensé que estuvo absolutamente increíble".

Durante toda la temporada, el Thunder ha estado a merced del destino de Westbrook, si este acierta o muere. Han puesto todas las cargas posibles sobre sus hombros esta temporada, y las ha aceptado todas felizmente. Esa es la razón por la cual hay noches en las que Westbrook levanta al equipo, como ha ocurrido contra el Jazz (dos veces), los Boston Celtics (dos veces), los LA Clippers, entre otros. También, hay noches en las cuales el Thunder se estrella, como pasó el martes contra los Blazers. El Thunder baila al son que le toca Westbrook, bien sea a punta de triples-dobles (24-6 cuando consigue uno; 11-23 cuando no) o verlo hacer uchas cestas (4-8 esta temporada cuando intenta al menos 30 tiros).

Así lo dispusieron Westbrook y Oklahoma City... Y ambos lados están conformes en aceptar las consecuencias.

Hay tantas cosas que no parecen estar bien en el box score del Thunder, tales como ver a los otros cuatro titulares no tener asistencias, o apenas dos hombres anotar con dobles dígitos. Westbrook tuvo nueve asistencias, sin embargo, el equipo tuvo solamente 16, con otro jugador (Semaj Christon) registrando más de una. El desequlibrio es alarmante, pero es algo con lo cual Donovan ha estado tranquilo. Siempre el protagonismo recae en Westbrook, con abundancia de analisis sobre cada intento de tiro y decisiones en momentos clave luego de una derrota. Mientras Donovan y Westbrook se concentraban en los momentos del postjuego, el verdadero problema ocurre del otro lado del tabloncillo: los 39 intentos de Westbrook, sus 58 puntos y sus cuatro fallas consecutivas en momentos importantes no son la clave si el Thunder hiciese alguna resistencia.

"Nos pusimos en esa posición cuando debemos estar más bien defendiendo en un nivel alto", dijo Westbrook. "Estos son tiros con los cuales podré sobrevivir porque yo concreto en 9 ocasiones de cada 10, solo que fallé ese en específico".

Es dificil determinar si Westbrook está tratando de hacer demasiadas cosas a la vez o si esas son las consecuencias con las cuales debe cargar un Thunder con fallas estructurales. Muestran su mejor cara cuando Westbrook construye jugadas y usa las armas existentes en su roster. También se encuentran sin esperanzas cuando esas armas no son capaces de ejecutar. Es la responsabilidad de Westbrook el hacer que sus compañeros mejoren; pero también es la responsabilidad de ellos el retribuir lo que éste les aporta.

Westbrook trató de marcar el tono en la práctica de tiros previa al partido, con una respuesta parca y corta para todas las preguntas que se le hicieron. "Vamos a ver esta noche", dijo cuando se le preguntó si el equipo estaba jugando con mayor energía. Repetía frases sobre la necesidad de "competir". Esas son cosas que siempre se pueden esperar por parte de Westbrook. Va a competir. Va a jugar con energía, intensidad y esfuerzo. Va a jugar para ganar. Estas son las características que lo definen, pero también se convierten en el diablillo en la otra parte de su hombro, que lo evitan soltar la cuerda.

 

El Thunder está en una encrucijada buscando la definición de su temporada, con partidos dificiles por venir contra los San Antonio Spurs y el Jazz. La fecha límite de cambios supuestamente iba a redundar en mayor profundidad y armamento a disposición de Westbrook, pero el proceso de integración ha sido tumultuoso. El equipo ha caído en un abismo defensivo, y eso ha agotado la paciencia y confianza de Westbrook, llevándola al limite.

Westbrook es el ejemplo vivo de un jugador que piensa "Si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo". En cada partido, camina sobre una delgada cuerda, casi haciendo demasiadas cosas a la vez, porque eso se requiere de él.

Y el Thunder debe vivir con eso, porque... ¿Acaso tienen otra opción?


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com