Una nueva estafa se extiende a través de Gmail y pretende hacerse con los datos de tu cuenta mediante un ingenioso truco. El correo fraudulento incluye un archivo adjunto que en realidad no es tal, sino una imagen que tiene el mismo aspecto que si fuera un añadido. Al pinchar en ella, el navegador se redirige a una falsa página de inicio de sesión de Gmail en la que se pretenden robar los datos de los internautas que han caído en la trampa.

La página es falsa, ya que no es una url que cuente con el habitual https:/que incluyen los sitios web seguros, como es la página de inicio de Gmail en la que se introducen los datos de cada cuenta. Este tuitero se dio cuenta de la estafa por un detalle puramente visual: la imagen se había pixelado hasta el punto de que pudo darse cuenta de que lo que había llegado a su buzón de correo no era un archivo adjunto.


Publimetro
CNET en Español
Computer Hoy
Baquia
Silicon