(CNN) - El cineasta Roman Polanski ha perdido su último intento de obtener la garantía de que no pisará la cárcel si vuelve a Estados Unidos.

Polanski, de 83 años, abandonó el país en 1978, antes de conocer su sentencia tras admitir que tuvo relaciones sexuales con una niña de 13 años.

En una declaración escrita presentada el lunes, el juez del Tribunal Superior de Los Ángeles, Scott Gordon, rechazó una petición presentada por los abogados de Polanski para resolver el caso que se remonta a hace 40 años, indicando que había razones suficientes para su reconsideración.

Braun argumentó que Polanski habría enfrentado un máximo de 12 meses de cárcel según los estándares de 1970, por lo que su cliente ya había cumplido la mayor parte de ese tiempo. Buscó obtener de la corte alguna indicación sobre la potencial condena a su cliente, con el fin de que Polanski pudiera regresar a EE.UU.

Braun también solicitó al tribunal que levante la orden de detención de Polanski, que se publicó en 1978.

La fiscal de distrito Michele Hanisee había acusado a los abogados del director de buscar un "trato especial" para Polanski, quien agregó que no era "del interés de la justicia dar a una celebridad rica... un tratamiento diferente que a cualquier otro fugitivo de la justicia".

Un caso de hace 40 años 

El caso se remonta a 1977, cuando Polanski fue acusado tener relaciones sexuales con una niña de 13 años durante una sesión fotográfica en la casa del actor Jack Nicholson.

Fue acusado de varios delitos, pero los fiscales retiraron los cargos en un acuerdo con el fiscal por el que se declaró culpable de relaciones sexuales con una menor de edad.

El juez original del caso, Laurence J. Rittenband, ahora muerto, envió por primera vez a Polanski a una prisión de máxima seguridad durante 42 días. En la víspera de su sentencia, Polanski huyó del país después de enterarse de que el juez podría no estar de acuerdo con el corto período de cárcel que esperaba obtener a cambio de su declaración.

Desde entonces, Polanski ha luchado con éxito contra los esfuerzos de extradición de Estados Unidos en Polonia y Suiza. Mientras tanto, continuó su carrera como exiliado de Hollywood en los países donde no se enfrentaría a una potencial extradición.

En 2003, no acudió a la ceremonia de los premios de la Academia en la que ganó un Oscar por su película El pianista.

El próximo 26 de abril se llevará a cabo una audiencia sobre un testimonio considerado clave en el caso.


Telemundo
Univisión
Vanity Fair
¡Hola!
TVyNovelas
Excelsior