No fue un partido de ensueño el que jugaron los Tar Heels pero sí hicieron los méritos suficientes para proclamarse de nuevo campeones nacionales del baloncesto universitario al vencer en la gran final por 71-65 a los debutantes Bulldogs de Gonzaga. El partido estuvo siempre cerrado, e inclusive Gonzaga, la misma universidad donde se formó el legendario exbase John Stockton, pudo haberse llevado el triunfo de haber aprovechado las oportunidades que tuvo en la primera parte.

Pero al final la experiencia y los conocimientos del veterano entrenador de North Carolina, Roy Williams, marcaron la diferencia a favor del equipo de la universidad de la que salió el legendario Michael Jordan.

La victoria de los Tar Heels permite a Williams convertirse en el ser el tercer entrenador con más títulos universitarios,  después de lograr el tercero. "Es mérito de unos jugadores grandiosos, que han trabajo duro cada día del año y han estado siempre dispuestos a darlo todo en el campo", declaró Williams al concluir el partido, que se disputó en el University of Phoenix Stadium de Glendale (Arizona) ante 76.168 espectadores.

El héroe del partido fue el base Joel Berry II, que aportó 22 puntos al anotar 7 de 19 tiros de campo, incluidos 4 de 13 triples y 4 de 8 desde la línea de personal. Berry II fue siempre el jugador que los Tar Heels necesitaron en la dirección del juego al repartir seis asistencias, capturó tres rebotes defensivos, recuperó dos balones, perdió uno, puso un tapón y cometió tres faltas personales en 37 minutos que estuvo en la pista.

La labor ofensiva de Berry II tuvo aún más valor porque los especialistas y mejores encestadores del equipo como el alero Justin Jackson, especialista en triples, fallaron. Aunque Jackson llegó a los 16 puntos, falló los nueve tiros que hizo desde fuera del perímetro, mientras que el alero Isaiah Hicks logró 13 tantos y capturó nueve rebotes. Sin embargo, el ala-pívot senior Kennedy Meeks fue el mejor en el juego interior al conseguir 10 rebotes, incluidos seis defensivos, recuperó dos balones y puso dos tapones.

Los Tar Heels no hicieron un baloncesto espectacular, pero sí eficaz y aseguraron no sufrir la frustración del año pasado cuando en las últimas décimas de segundo se dejaron anotar el triple demoledor de los Wildcats de Villanova, que los dejaron sin el título nacional. "Este título tiene un valor muy especial para todos nosotros porque la derrota de la pasada temporada nos hizo ser mejores como equipo tanto mental como físicamente a la hora de competir", destacó Williams.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com