La intervención militar unilateral de Estados Unidos en Siria tuvo un efecto inmediato en los mercados mundiales. Asia arrancaba casi a la misma hora del ataque la sesión con caídas extendidas por todos los parqués. Después se estabilizaron al ver que a acción militar no iba a más. El oro y el petróleo respondieron con más intensidad, mientras que el dólar estadounidense se apreciaba más de un 1% frente al rublo.

 

Los episodios de inestabilidad política en Oriente Medio suelen ser más pronunciados en el mercado de la energía. El barril de petróleo Brent, de referencia mundial, y el West Texas se encarecían cerca de un 2% durante los primeros compases de la intervención, mientras las televisiones empezaban a mostrar las imágenes de los destructores de EE UU lanzando misiles crucero desde el Mediterráneo. Horas desupués se moderó a un 1%.

El régimen de Bachar el Asad cuenta con el apoyo de Rusia y de Irán, dos grandes potencias productoras de crudo. Eso complica la acción militar y los actores del mercado ponen precio en este momento a que haya alguna represalia. Siria, por su parte, no es un país productor relevante de petróleo pero está muy cerca geográficamente del estrecho de Ormuz, por el que pasan los petroleros.

El oro, en estos casos de tensión política, suele convertirse en un puerto seguro para los inversores. Los futuros subieron un 1,2% en el Globex, hasta acercarse a los 1.270 dólares la onza. Estos movimientos, en cualquier caso, pueden ser más pronunciados si la situación se complica. EE UU deja claro que se trata de un único ataque que tiene como intención lanzar un mensaje rotundo al régimen sirio.


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País