El Barça fracasó estrepitosamente en su intento de asaltar el liderato. Una vez más, cuando llegaba el momento de superar al Real Madrid, tras su pinchazo en el derbi, los azulgranas volvieron a fallar. El acierto de Sandro, tras un error garrafal de Mathieu en el primer tiempo, condicionó completamente al equipo de Luis Enrique, que volvió a contar con hombres poco habituales en un momento demasiado decisivo de la temporada. Al buen planteamiento táctico de Míchel se unió incompresible la autoexpulsión de Neymar.

El Barça salió a jugar con cierta autosuficiencia dada su teórica superioridad. Intentaron los azulgranas superar al Málaga con un ritmo de juego continuado pero excesivamente lento. Y a estas alturas de la temporada, con lo mucho que hay en juego para todos los equipos, se requiere de un mayor nivel de ambición e implicación para sacar los partidos adelante.

En los primeros 45 minutos tan solo en una ocasión tuvo que intervenir Kameni, colosal como siempre ante el Barça

 

A esta condición no ayudó Luis Enrique con sus recurrentes rotaciones. En esta ocasión coincidieron en el once Mathieu, Andre Gomes y Mascherano (en el lateral) en detrimento de Iniesta, Rakitic y Piqué. Y el Barça notó demasiado la ausencia de su columna vertebral a la hora de sentirse cómodo con el balón. En los primeros 45 minutos tan solo en una ocasión tuvo que intervenir Kameni, colosal como siempre ante el Barça. Un disparo a puerta y dos acercamientos más fueron toda la producción ofensiva de un equipo que necesitaba la victoria de manera imperiosa para asaltar el liderato tras el patinazo del Madrid.

Y si Kameni hizo de las suyas en la portería, Sandro, un ex del Barça, hizo lo propio en ataque. Solo una ocasión tuvo el canario, pero fue suficiente para poner patas arriba el sistema azulgrana. Mathieu tiró el fuera de juego de manera espantosa y el delantero, partiendo desde campo propio, superó a Ter Stegen en el mano a mano.

Míchel planificó una presión constante sobre Busquets y gracias a ello ahogó al Barça, que volvió a las andadas en la salida del balón

El Málaga acumuló muchos hombres por el centro y con ello logró frenar las ofensivas de un Barça que careció de profundidad por las bandas. Míchel planificó una presión constante sobre Busquets y gracias a ello ahogó al Barça, que volvió a las andadas en la salida del balón. Con Messi desaparecido entre una maraña de hombres y con Denis Suárez y Andre Gomes imprecisos en el control y en la entrega una vez más, Neymar fue el único interruptor azulgrana, hasta que se le cruzó el cable.

El papel de Messi en el partido fue creciendo con el paso de los minutos. El argentino lo probó de falta hasta en dos ocasiones, pero no tenía el punto de mira ajustado esta aciaga noche. Ya en la segunda parte tomó las riendas del equipo para mantener la esperanza. Sus conducciones y sus pases interiores fueron lo mejor de un equipo que en el segundo tiempo viviría en la precipitación constante.

Neymar cometió un error inexplicable para un jugador de su entidad y condenó a su equipo a la tragedia

Si el panorama era muy negro para el Barça, todo se complicó sobremanera con la expulsión de Neymar. El brasileño cometió un error inexplicable para un jugador de su entidad y condenó a su equipo a la tragedia. Después de haber visto una amarilla, se lanzó sobre un rival con una patada de kárate que merecía la roja directa.

Sin el brasileño el Barça no se rindió y siguió buscando la victoria. El Málaga tuvo varias ocasiones para matar el partido. Pero unas veces el árbitro, que anuló un gol legal a Peñaranda, y otras Ter Stegen mantuvieron con aliento a los azulgranas. La historia pudo ser diferente si el árbitro hubiese señalado como penalti una falta que sólo el vio en la frontal del área.

Ya son dos las ocasiones en las que cuando el Barça tiene que demostrar su carácter de campeón fracasa

Remó a contracorriente el Barça con excesiva sobreexcitación hasta que no pudo más. Luis Suárez tuvo en sus botas el empate, pero la presencia de Kameni, que ha logrado dejar al Barça a cero en 8 de las 23 ocasiones que se ha medido al él, fue demasiado para el uruguayo. En los instantes finales Jony redondeó la victoria del Málaga en un contragolpe.

El Barça desaprovecha de nuevo la oportunidad de depender de sí mismos en esta liga. Ya son dos las ocasiones en las que cuando tiene que demostrar su carácter de campeón fracasa. Las jornadas se van agotando y con ello las opciones de remontada azulgrana, que cada vez queda más a expensas de lograr una victoria en el Santiago Bernabeu.

Málaga, 2 - Barça, 0

2 - Málaga: Kameni; Rosales, Luis Hernández, Diego Llorente, Ricca; Juan Carlos (Jony, m.82), Camacho, Recio, Fornals; Juanpi (Peñaranda, m.65) y Sandro (Charles, m.75).

0 - Barcelona: Ter Stegen; Mascherano, Umtiti, Mathieu (Sergi Roberto, m.46), Jordi Alba; André Gomes (Alcácer, m.59), Busquets, Denis Suárez (Iniesta, m.46); Neymar, Luis Suárez y Messi.

Goles: 1-0, M.31: Sandro. 2-0, M.90: Jony.

Arbitro: Estrada Fernández (Colegio Extremeño). Expulsó a Neymar a los 64 minutos por doble amonestación. También enseñó tarjeta amarilla a los malaguistas Ricca (m.36), Recio (m.44), Peñaranda (m.68) y Juan Carlos (m.80), y a los barcelonistas Jordi Alba (m.7), Umtiti (m.32) y Mascherano (m.86).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima primera jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 28.314 espectadores.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com