Aaron Hernández se suicida en su celda. La antigua estrella del equipo de los Patriots de Nueva Inglaterra apareció esta madrugada colgado de una ventana con las sábanas, cinco días después de ser absuelto en un juicio por los cargos de doble de asesinato. El jugador de fútbol americano, de origen puertorriqueño, cumplía desde hace dos años cadena perpetua sin opción a la libertad condicional por el homicidio del que fuera el novio de la hermana de su prometida.

Aaron Hernández llegó a tener un contrato de 40 millones de dólares como jugador de la NFL. Fue sospechoso desde el primer momento de la muerte de Odin Lloyd, un jugador semiprofesional que salía con la hermana de su novia. Recibió seis balazos. Los motivos del asesinato nunca estuvieron claros. También se le halló culpable en abril de 2015 de posesión ilegal de armas de fuego y munición.

La policía encontró en el bolsillo de Lloyd las llaves de un coche que había alquilado el jugador de los Patriots. A las pocas horas de su arresto, el equipo rompió el contrato. En el juicio participaron más de un centenar de testigos. La defensa trató de culpar del asesinato a dos amigos de Aaron Hernandez, que también fueron acusados de homicidio. Sí admitió en el proceso que presenció el asesinato.

Aaron Hernández, de 27 años de edad, se enfrentó a otro juicio por un tiroteo en el que murieron dos hombres, del que fue absuelto la semana pasada. Solo fue encontrado culpable de posesión ilegal de un arma de fuego, que se agregó a la anterior sentencia de cadena perpetua por el asesinado de Odin Lloyd. El atleta estaba llamado a ser uno de los grandes jugadores en el fútbol americano.


ESPN
Fox Deportes
NBC Deportes
Sport
Record
Lasmayores.com