Un estudio realizado por la Sociedad Americana Contra El Cáncer estimó que para este 2017 habrá más de 63 mil nuevos casos de cáncer a los riñones. Este organismo también indicó que morirían cerca de 15 mil personas en todo el mundo a causa de esta terrible enfermedad.

Como se sabe, los riñones son órganos fundamentales en la desintoxicación y depuración de diversas sustancias que nuestro cuerpo expulsa. A través de la orina, se encargan de la eliminación de aquellas toxinas que nuestro organismo no necesita. En ese sentido, es necesario cuidarlos para evitar futuros problemas como un posible cáncer. Por ello, la Directora de Nutrición de la Universidad César Vallejo, Fiorella Cubas Romero recomienda evitar el excesivo consumo de estos 6 alimentos. Tome nota.

1. Sal

“Una de las funciones más importante que tienen los riñones es la de metabolizar el sodio que ingerimos a través de los alimentos. La sal es una fuente principal de sodio y, por ello, su consumo debe ser mesurado, ya que puede generar que estos órganos trabajen, incluso, hasta el doble. En ese caso, la sal puede ser reemplazada con especias como el orégano, el cilantro, la cúrcuma o el jengibre”.

2. Alimentos cargados en proteínas

“Las proteínas son claves para el correcto funcionamiento del cuerpo, pero no en grandes cantidades. Alimentos como las carnes rojas, el pescado y los huevos hacen que los riñones trabajen en gran medida y eso se debe a la carga metabólica que tienen. Lo recomendable es comer balanceado o sustituir su consumo por vegetales”.

3. Gaseosas

“Las personas que tiene por costumbre consumir grandes cantidades de gaseosa tienen probabilidades de sufrir enfermedades renales como insuficiencia o cálculos. Para evitar futuras complicaciones, se puede tomar simplemente agua, zumos o jugos de frutas o verduras”.

4. Productos Lácteos

“Por lo general, los productos y derivados lácteos aumentan la salida de calcio en la orina, lo que incrementa el desarrollo de piedras en los riñones. En este caso, se recomienda consumir lo necesario o sustituirlo por productos hechos a base de soya”.

5. Cafeína

“El consumo moderado de cafeína no representa un peligro, pero beberla en exceso puede llegar a generar considerables daños renales. Incluso, puede aumentar la presión arterial. Lo recomendable es consumir en su lugar un batido energizante o comer alguna fruta que sume energía”.

6. Edulcorante

“El exceso de edulcorantes artificiales afectan directamente a la función renal. Hay que reducir el consumo, sobre todo, de sacarina y aspartame”.
Finalmente, la Dra. Cubas Romero asegura que “es habitual que muchas personas no tengan una alimentación saludable. Pero nunca estamos tarde para evitarlo. Hay que recordar que todo exceso es malo y que los riñones son órganos vitales en nuestro organismo, ya que se encargan de purificar todo lo que consumimos durante el día”.


SoyActitud
SMODA
mi casa
Glamour
El Mundo
Bekia