MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, deberá comparecer en persona como testigo del caso de corrupción Gürtel el próximo 26 de julio, informó el martes la Audiencia Nacional, que rechazó la petición del jefe del Ejecutivo de declarar por videoconferencia.

En una comparecencia histórica de un presidente español ante la Justicia, Rajoy habrá de dar su versión de una trama que ha salpicado a su partido y ha derivado en una investigación de las cuentas del Partido Popular.

Pese a que había pedido comparecer a distancia alegando las fuertes medidas de seguridad derivadas de una comparecencia física y su apretada agenda, el tribunal estima que es preferible que Rajoy declare en persona en la sede judicial de San Fernando de Henares (Madrid).

"La importancia de su declaración, en cuanto a los conocimientos que el testigo pueda tener y datos que pueda aportar, hacen que la inmediación y la contradicción demanden como opción preferente su presencia física", señala el auto, que ha contado con un voto particular en contra del presidente del tribunal, Ángel Hurtado.

El documento judicial, que enmarca esta cita histórica dentro de la normalidad democrática, reitera que se tomarán todas las medidas de seguridad oportunas para preservar la "imagen institucional" del presidente.

Su declaración supone un quebradero de cabeza para el líder del Partido Popular, que ha intentado distanciarse de los reiterados casos de corrupción que han afectado a la formación conservadora y han contribuido a que hoy gobierne en minoría.

 


Associated Press
BBC Mundo
CNN
La Vanguardia
Clarín
El País